Laferrere llegó a la ciudad de Remedios de Escalada con la plena convicción de que la victoria era el claro objetivo de la tarde. El rival era nada menos que el puntero del campeonato: Talleres. Un duro partido de dos equipos siempre protagonistas, presagio de un buen espectáculo. Y vaya si lo fue.
Pasaron breves minutos para ver las primeras emociones del partido. Fue el local el primero en incursionar el área rival: primero, Romero cabeceó a la manos de Monasterio (4′ PT), segundo, Corado insistió con un remate que culminó en córner dos minutos después. Talleres proponía un interesante sistema de juego. Con mucha movilidad, soltando a los laterales y haciendo toques cortos buscó lazos de fútbol como argumento al gol. Por su parte Lafe no podía quedar inerte y con presión e inteligencia salió también a buscar el arco rival. Así “Wito” tuvo una inmejorable situación cuando estrelló al palo una definición de emboquillada, tras la presión ganada en la mitad de la cancha. Apenas un minuto después, luego de un tiro de esquina, Pablo Nieva no pudo empujar la pelota en el área chica y quedó sentido en el suelo. Insistió Lafe con un centro de Marecos que “BR7” conectó de derecha y que rechazó un defensa tallarín (iban 12′ apenas). El local respondía con mucha movilidad y generaba córners. Entre ellos llegó un cabezazo de Romero que Monasterio tomó sin problemas (17′). El partido era de ida y vuelta y no había un claro dominador. La propuesta de Talleres generaba riesgos que Lafe había estudiado bien. Así el local intentó salir jugando corto pero la presión del Verde generó sus frutos: Mallemaci -de muy buen partido – cortó en el medio y asistió a Marecos quien definió en gran forma por encima de un adelantado Granero (iban 21 minutos). Gran gol de Lafe, fuerte impacto en Escalada. “Semilla” con una muestra de habilidad habilitó a Marecos que fue anticipado por Granero (28’PT). Talleres comenzó a monopolizar la pelota y buscaba acorralar a Lafe, entonces generó dos nuevas jugadas de gol; la primera, con un remate de Beron que salió por encima del travesaño, y la segunda, una muy peligrosa jugada de desborde, centro y una serie de rebotes en el área chica que derivaron en las manos del “Cesar de Lafe” (iban 36′). Sobre el final siguió dominando Talleres pero no podía quebrantar la defensa del Verde (la segunda defensa menos vencida del campeonato) que se vio reforzada con el ingreso de Madeo en tiempo de descuento.

En la segunda mitad continuó la tendencia del Tallarín por dominar la pelota, ser ancho y corto de juego. Lafe en esta mitad aguardaba, no estaba dormido, estaba agazapado. El villero sufrió breves embestidas del local que llegó pocas veces a posición de gol, tal como una definición de Corado en el segundo palo que salió muy cerca (7′ ST). A pesar de la posesión de Talleres, Laferrere se las ingeniaba para generar peligro. Así Mallemaci remató de volea y exigió al uno local con una gran intervención. Los minutos pasaban y la desesperación de Talleres también. Por tanto, mientras Aldirico agotaba los cambios (en Lafe ya había ingresado Ordano), llegó un nuevo mazazo Verdiblanco (30′ ST): con avidez el Villero sacó rápido un lateral, así Néstor García lanzó un preciso centro a la cabeza de Bruno Rodríguez que de palomita marcó el segundo gol. (gran definición del goleador del equipo BR7). Recién a los 35′ llegó una jugada clara del local con un remate cruzado de Recchia, tras un desborde de Beron. La respuesta de Lafe llegó con un inspirado “Api” Castro que de vaselina definió con elegancia para el tercero (“la cuchareó”). Un verdadero golazo!! A Talleres sólo le quedó el consuelo final de su intratable goleador del campeonato, Gastón Corado, al marcar el descuento a dos minutos del tiempo cumplido.
Fue final 3 a 1 para Laferrere que lo festejó con todo en los vestuarios. Y no era para menos, se le ganó bien (y de visitante) a un claro protagonista del torneo. Pues, es de destacar la propuesta de Talleres que sin duda peleará el campeonato hasta el final.
Resulta difícil disputar estos partidos jugando fútbol de alto vuelo. Estos encuentros no se juegan, se ganan, y principalmente con inteligencia, orden y audacia. Y Lafe lo ganó señores. Un triunfo para recordarlo por mucho tiempo, mérito de un equipo que desea el objetivo de todos. Un equipo que brindó un taller de actitud.

*** TODAS LAS FOTOS DEL ENCUENTRO AQUÍ ***

Juan Manuel Quiroga
Fotografía: Sergio Villarruel
Departamento de prensa y marketing (PMKT*)


ETIQUETAS |