Lafe llegaba a Burzaco, por la segunda fecha del campeonato, con la premisa de ser protagonista siempre, buscando la victoria en su primer viaje de visitante. Con el regreso de Monasterio tras una infección, el ingreso a los titulares de Néstor García en lugar de Marzoratti (sufrió un fuerte golpe en la tibia en una práctica) y la vuelta de Coassini al equipo titular, Laferrere debía enfrentar al recientemente ascendido San Martín, un duro rival que venía de golear a Dock Sud en el debut.

Alineaciones:

SAN MARTÍN de Burzaco: Federico Scurnik; Cristian Brizuela, Walter Aguayo, Juan González, Jorge Coria; Marcelo Ricci, Oscar Milano, Daniel Cardozo, Daniel Herrera; David Ledesma y Alejandro Delorte. DT: Cristian Ferlauto

DEPORTIVO LAFERRERE: César Monasterio; Sebastián Pérez, Pablo Nieva, Ariel Cafferata; Adrián Castro, Néstor García, Damián Giménez, Arturo Ordano; Juan Manuel Coassini; Bruno Rodríguez, Gustavo Fernández.- DT: Sergio Quiroga

Síntesis:

Desde el inicio, en los primeros minutos de juego, el Deportivo Laferrere tenía la iniciativa de buscar los tres puntos. Néstor García sería el ejecutante del primer tiro de esquina de la tarde y, tras el rebote, lanzó un centro que no pudo conectar Sebastián Pérez en el segundo palo (iban 7 minutos). Por su parte, el local llegó con un centro desde la derecha bien controlado por Monasterio con los puños. No obstante, el Villero era el verdadero protagonista hasta el momento. A los 20 ‘ Damián Giménez (de gran desempeño) cortó una salida en el medio y habilitó a Coassini quien remató al arco pero se desvió al tiro de esquina. Mientras el local se aproximaba con la presencia de Delorte en el área, lograba llegar con avances sin peligro cierto. A los 21′ luego de un córner no pudo conectar Pablo Nieva y en el rebote no logró resolver Gustavo Fernández. Dos minutos más tarde, Scurnik anticipó bien en el área al “Tortuga” quien buscaba alcanzar la pelota y definir. Hasta al momento, Lafe era quien generaba las situaciones concretas. Llegó entonces la más clara: iban 29 minutos cuando el “Corto” Giménez jugó con Bruno Rodríguez quien, tras dominar la pelota, lanzó un pase al área a Fernández, así el “Tortu” controló y de media vuelta pateó muy cerca del travesaño. En una jugada inmediata a la anterior llegó un remate desviado de Giménez tras pase de Rodríguez. El local proponía con balones cruzados hacia Delorte y con tiros de esquina como principales argumentos. En tiempo de descuento (el juego estuvo detenido por el calor y la limpieza de cintas y papeles del campo de juego) Coassini tuvo una clara situación en sus pies tras un centro de Ordano, pero su remate se desvió y recaló en las manos de Scurnik. El primer tiempo se diluía y Lafe no podía marcar, pero fue quien estuvo más cerca de conseguirlo.

En la segunda etapa Laferrere continuó con su búsqueda y, tras varias aproximaciones al arco rival, llegaría otra oportunidad clara; Iban catorce minutos cuanto Scurnik se apuró, sacó mal y le entregó la pelota al Tortuga quien encaró a su marcador, se metió al área, jugó corto hacia Bruno Rodríguez quien no pudo controlar ni definir con libertad pero logró rematar desde el piso y la pelota salió cerca del segundo palo. Apenas unos minutos de ello tuvo una nueva aparición Damián Giménez con un nuevo tiro al arco controlado por Scurnik. Así lo propio hizo Coassini en otra jugada con un remate a las manos (16′ ST). Bien pues, el Deportivo Laferrere contaba con más situaciones que el dueño de casa pero no lograba la profundidad ni contundencia necesaria. A los 26 de ésta parte, Ordano peleó una pelota por izquierda y se la alcanzó a Coassini, Juan controló y habilitó a Bruno quien con un cabezazo esquinado exigió a Scurnik. A partir de allí se notó una merma en el andar del equipo, un poco por cansancio otro tanto quizá producto de los cambios y la propuesta de San Martín. Fue entonces cuando llegó la más clara del local. Primero Monasterio tapó formidablemente una cabezazo de Ledesma y segundo, en el rebote, Ordano (de muy buena actuación) con esfuerzo y sacrificio logró neutralizar el remate de Ricci. Acto seguido nuevamente un siempre bien ubicado Monasterio tapó un remate de Herrera. Luego llegaría un buen tiro libre ejecutado por Coria que salió muy cerca del palo izquierdo de Monasterio. A los 37’ tras sucesivos centros de Fernández, ningún compañero pudo conectar en el área entre la defensa y Scurnik. Sobre el final, la última fue del local; pivoteó Delorte y habilitó a Sosa quien dentro del área adelantó la pelota y no pudo con Monasterio que controló con rapidez de piernas.

Fue finalmente 0 a 0, un empate que dejó la sensación de que se pudo haber ganado. Si bien es cierto que no fue una gran producción del equipo en términos fútbolísticos (tarea pendiente será la definición en tres cuartos) lo cierto es que el equipo logró dejar su impronta en un reducto difícil. Fue una tarde muy calurosa en el Francisco Boga y Lafe hizo honor a una leyenda futbolera (que en esta ocasión cabe en todas sus acepciones): supo “transpirar la casaca” y lograr protagonismo. Protagonismo para enfrentar lo que viene, y superarse.

Juan Manuel Quiroga

Fotografía: Emiliano Álvarez

Departamento de prensa y marketing (PMKT*)