Luego de un primer semestre muy flojo, donde Lafe ocupaba las últimas posiciones, realizaron una remontada histórica en la segunda rueda, ¿cuál es tu balance del trabajo realizado desde la asunción como D.T.?

-Fuimos de menor a mayor. Vinimos con una idea de trabajo a largo plazo. La premisa es que cuando se trabaja a largo plazo los resultados se van a dar. Nosotros sabemos que los resultados se dan a causa de consecuencias, y éstas se generan a través de bases sólidas. Entonces debíamos comenzar por consolidar las bases defensivas para continuar con las distintas líneas hasta la parte ofensiva. Esto después se vio reflejado en el rendimiento de jugadores tales como Coassini y Witoszynski que llegaron mucho al gol. Salvo un par de excepciones, casi todos convirtieron al menos un gol. El equipo comenzó a estar bien balanceado y en base a trabajo y sacrificio los jugadores tomaron un concepto, una idea. Se identificaron con la forma de laburar, se les acercó mucha información y trabajaron mucho durante el semestre. El balance es más que positivo.

 Sos de remarcar que en el fútbol un detalle son tres puntos, ¿crees que en el reducido se perdió por un detalle? O faltó algo más?

-Creo que la semifinal la perdemos de local, fueron por detalles que perdimos la serie. Fuimos muy agresivos de local y pudimos haber ampliado el resultado. Ellos en nuestra cancha tuvieron mucha efectividad, nos llegaron sólo cuatro veces en todo el partido y nos convirtieron tres goles, pero nosotros antes del primer gol nuestro ya habíamos generado situaciones a favor. Pero bueno, cuando se juegan instancias definitivas no siempre gana el que mejor juega.

 A pesar de la derrota contra Español los hinchas reconocieron el trabajo realizado en estos meses, y prueba de ello fue el buen recibimiento final, ¿cómo vivieron esto?

-Lo de la gente no tiene precio. Se identificó con el trabajo y el sacrificio que brindaron los muchachos en todo el año. Se llegó a cada jugador y tocó el amor propio por el grupo y por este club. No tengo más que palabras de agradecimiento. Lamentablemente vivimos con mucha tristeza no haber podido regalarle el objetivo final, pero sentimos el apoyo siempre.

 Asimismo, la comisión directiva por unanimidad te ratificó en el cargo, ¿qué opinión te merece esto?

-Estoy eternamente agradecido con la actual comisión directiva. Llegué en un momento difícil y al mismo tiempo que ellos asumieron el cargo del club en un mal momento futbolístico e institucional. Pero se comenzaron a resolver distintos aspectos y nosotros pudimos trabajar con tranquilidad desde el principio. Sabía que llegar a Laferrere era una posibilidad para demostrar también que decisiones apresuradas en el pasado fueron erradas. Hoy fueron muchas las instituciones que querían contar con mis servicios y eso me llena de orgullo porque es un reconocimiento al trabajo. Pero muchas veces lo dije, tengo sangre verde y blanca y si fuera por mi me quedaría siempre en este club.

 Por último, se viene un torneo de transición donde en cinco meses habrá ascensos, ¿cuál es el objetivo y para qué está Laferrere?

-Lo que uno tiene pensado es continuar con el trabajo hecho, el objetivo es el de siempre, el que exige este club. Había que convencer a los jugadores de lo que ellos y nosotros queremos. El fútbol en gran parte es un estado de ánimo, y trabajamos mucho sobre eso. Una vez el tortuga me dijo “vos me sacaste de abajo de las piedras” y eso me llena de satisfacción. La base del éxito es armar un grupo, porque de los grandes grupos salen los ganadores.

Estamos convencidos de que este es el camino correcto y ojalá podamos coronarlo con el ansiado ascenso.

 

Entrevista: Juan Manuel Quiroga // Fotografía: Emiliano Álvarez

Departamento de Prensa y Marketing (PMKT*)