Deportivo Laferrere derrotó 3 a 1 a Deportivo Merlo en el Estadio Ciudad de Laferrere por los cuartos de final del reducido de Primera C, instancia que define el último ascenso a la B Metropolitana. El equipo dirigido por Luis Esquivel Chamorro dejo de esta manera en el camino a un muy digno conjunto Charro, que lo exigió a un nivel muy alto, tanto física como mentalmente.

El verde no culmino el campeonato de la mejor manera y terminó desperdiciando incontables chances de ascender de manera directa, por lo que buscaba en el reducido la posibilidad de redimirse. El público por su parte, sabiendo que está era la última instancia, se encargó de llenar de color y alegría las gradas del Morumbi.

Cada minuto que acortaba la espera aumentaba las pulsaciones de los fanáticos, que a esa altura tenían una mezcla de fervor con incertidumbre. Si Laferrere ganaba seguía el sueño, pero si perdía las esperanzas se cortaban abruptamente sin premio consuelo a la gran campaña. Un campeonato muy cruel resulta ser la Primera C.

Después de tanta expectativa el partido arrancó. Desde el primer minuto ambos combinados plantearon un juego áspero y trabado en la mitad del campo, pero Deportivo Merlo fue quien estuvo mejor afianzado y el que mostró mejores variantes en ataque. Gran parte de esos esfuerzos del Charro fueron porque el empate no los clasificaba a semifinales, dado que Lafe contaba con la ventaja deportiva.

El primer tiempo culminó sin mayores emociones, solo un remate en el poste del “Ogro” Fabbiani y una contra peligrosa de Lafe que desperdicio Coassini fue lo más rescatable de un primer tiempo que careció de virtudes y buen juego, pero en el que sobró demasiada intensidad física.

En el segundo tiempo la tendencia fue la misma, casi un calco de los primeros 45 minutos. Laferrere no encontraba tampoco la brújula en el complemento. Jugadores claves como Ferrero, Godoy, Coassini o Scarnato, víctimas de la presión del Charro en el centro del campo, no podían asociarse y se los veía totalmente aislados.

El choque gozo también de mucha pimienta, ambos elencos se disputaban a todo o nada el último boleto hacia la B Metropolitana y sus jugadores no perdían tiempo en calentar el ambiente. Hubo pequeñas discusiones, intercambio de palabras, insultos y empujones, que poco a poco fueron levantando la temperatura del enfrentamiento. Fabbiani, al que se lo vio fastidioso desde el primer minuto, fue uno de los futbolistas que más calentó el choque y terminó yéndose expulsado junto a Pizarro, luego de que protagonizarán una pequeña pelea apenas comenzada la segunda mitad.

Ambos equipos estaban con 10 jugadores y los minutos transcurrían sin cesar, estábamos ya en tierra de nadie y cualquier cosa podía suceder. Fue en el minuto 76 donde ocurrió lo que pocas veces se ve. Juan Manuel Coassini se llenó el empeine de su pierna derecha a dos metros del área grande y clavo un impresionante fierrazo que encontró destino de gol, luego de pasar bien pegado del poste de Baclini, que poco pudo hacer para evitar el tanto. Era 1 a 0 para el verde y el delirio se había desatado en el Ciudad de Laferrere.

No obstante, y casi de manera imperceptible, Deportivo Merlo encontró el empate de cabeza por parte de su defensor central Iván Zafarana a la salida de un córner. El partido estaba 1 a 1 y el escenario era otro. Los nervios, la tensión y el temor volvieron a aparecer en la tarde.

Era un buen momento este para saber si este plantel estaba preparado para todo tipo de situaciones y momentos, era una excelente manera de comprobar el hambre y personalidad que posee el equipo de Esquivel Chamorro. Fue aquí donde a 5 minutos del final, Laferrere Tiro su historia a la cancha.

Lucas Scarnato, quien estaba jugando uno de sus partidos más discretos con la camiseta de Laferrere, demostró porque es un goleador nato. Córner desde la banda derecha, le queda picando cerca del pie al grandote y a cobrar, Laferrere se ponía nuevamente en ventaja y ahora sí parecía que la historia estaba totalmente sentenciada, dado que Merlo ahora necesitaba dos tantos para avanzar.

Tiempo después, en el minuto 95, con Merlo totalmente volcado en ataque y con 9 jugadores, Mauro Pajón había sido expulsado minutos antes, Acuña inicia una aventura individual por el sector derecho que culminó en un centro que encontró solito y solo a Lucas Scarnato (¿Quién sino?) que puso el 3 a 1 definitivo. Ese tanto tuvo la magia de hacer desaparecer la angustia y tensión que sentían los aficionados villeros y cambiarlos por alegría y locura.

Rodrigo Pafundi, de pésimo arbitraje, al ver que no había lugar ya para una milagrosa remontada de Merlo, decide finalizar el choque. 3 a 1 y acceso a semifinales, dónde espera el siempre duro Excursionistas.

No se puede explicar con palabras lo que se vivió en la cancha luego de escuchar el pitido definitivo. El ver a varios hinchas llorando de alegría y desahogándose a través de gritos y cantos se puede saber que el sufrimiento fue realmente grande, porque este Laferrere vs Merlo fue un partido psicológico, de esos que se guardan su desenlace final de manera cruel y que te puede dar o quitar todo. Sin embargo, cuando el final te sonríe, se puede asegurar que se disfruta el doble

Podrá ser cierto que Laferrere no jugó bien y que para vencer a Excursionistas habrá que levantar el nivel, pero estos partidos de reducido hay que ganarlos como sea. Hoy faltó juego, pero sobró garra, sangre, huevo y corazón, ingredientes que a este grupo le sobra y mucho.

 


Crónica Gonzalo Cardozo | Fotografías José Luis Sánchez | Edición Sergio Villarruel
PMKT | Depto Prensa & Marketing Club Deportivo Laferrere


 


ETIQUETAS |