Luego de conseguir un triunfo milagroso ante San Martin de Burzaco por la fecha 33, con un gol sobre la hora de Lucas Scarnato, Lafe buscaba alargar su racha ante Ferrocarril Midland, rival que de local suele presentar una verdadera amenaza. El funebrero lo esperaba con la necesidad urgente de sumar de a tres, dado que no conseguía un triunfo desde hacía 13 fechas y su boleto para disputar el reducido se le estaba escurriendo de las manos.

Durante el transcurso del primer tiempo el trámite del juego se tornó muy adverso al villero. En primer lugar porque le costó mucho adaptarse al campo de juego de césped sintético y de menores medidas que el morumbi y segundo porque Midland le planteo un juego muy trabado y sucio, esperando en un contragolpe la posibilidad de marcar.

Luego de varios minutos de lucha y de escasas ocasiones, Midland consiguió ponerse en ventaja gracias a un gol de un ex jugador de Laferrere, Adrián “Api” Castro, quien aprovechó un rebote dejado por Blázquez, luego de una estupenda atajada, para vencer la resistencia villera. Sin dudas, los jugadores de Lafe sintieron el impacto del tanto. En gran parte porque Midland no había generado muchas situaciones de peligro y porque las condiciones del juego se ponían cada vez más complejas.

Así como el gol afecto negativamente a los jugadores villeros, lo hizo de manera positiva en los de Midland, que no bajaron la intensidad y siguieron marcando de manera agresiva y asfixiante a los dirigidos por Chamorro, no dejándolos controlar la pelota ni imponer sus ideas de juego. Con esta tónica se diluyeron los primeros 45 minutos, dónde Lafe contó con pocas aproximaciones al arco de Mansilla.

Apenas comenzada la segunda mitad, las cosas parecían empeorar para el verde, a los 13 minutos del complemento había penal para Midland por una falta de Ferreira dentro del área. El encargado de ejecutar el penal iba a ser ‘Cachete’ Ruiz, quien respiro profundo y disparó a quemarropa al travesaño de Blázquez. En ese instante el equipo de Esquivel Chamorro cambio la actitud y pareció resurgir de sus cenizas.

El fallo de Midland no pudo haber llegado en un mejor momento. Se percibía a los funebreros agotados por la alta exigencia del primer tiempo y a los de Lafe anímicamente eufóricos por la segunda oportunidad que se les estaba dando. A partir del penal errado el partido entero fue otro. Laferrere comenzó a controlar la pelota y, apoyado por las buenas actuaciones de Ferrero y el recién ingresado Godoy, llevó las acciones cerca del arco de Mansilla.

A los 31 minutos de la segunda mitad la competitividad de Laferrere iba a tener su recompensa. Luego de una buena habilitación de Scarnato dentro del área, Ferrero iba a poner el partido en tablas con un fuerte zurdazo que se le escurrió por abajo del brazo a Mansilla, disipando la frustración de algunos jugadores y del cuerpo técnico.

A pesar de que la victoria era la prioridad del equipo, el empate no era un mal resultado para Laferrere. Dock Sud estaba perdiendo su partido y de esa manera se acortaba la brecha a solo 3 unidades. Sin embargo, todas las teorías y especulaciones se iban a esfumar dolorosamente en el minuto 90 por medio de Quinteros. El jugador de Midland venció la vaya de Blázquez con un remate de cabeza en una jugada de corner, materia en la que Laferrere dio muchas ventajas y dónde debe mejorar si no quiere dejar pasar más puntos.

Lafe con lo último que le quedaba, fue en busca del milagroso empate que le permita soñar con los puestos de ascenso directo y, aunque suene increíble, estuvo a punto de conseguir lo que logro Scarnato la fecha pasada ante San Martin de Burzaco, pero esta vez en los pies de Pizarro. El central se encontró solo cara a cara con el gol en la última jugada del partido, pero Mansilla contuvo su disparo de manera extraordinaria y para el delirio total de su gente.

Allí se fue la última carta para empatar el juego y terminó siendo final del partido. A Laferrere se le escapó en el final un punto sumamente valioso que servía para acortar distancias con el Docke. Sin embargo, debe reconocerse en este equipo la competitividad que lo caracteriza y la inmensa entrega de sus jugadores. Matemáticamente el sueño de ascender de manera directa es posible y mientras haya chances, hay pelea. El villero aún no se cae.

 


Info Gonzalo Cardozo | Fotografía Patricia Torres
PMKT – Prensa & Marketing Club Deportivo Laferrere


 


ETIQUETAS |